No. 4 El problema de la congruencia rol-persona

   
 
Introducción
Las dimensiones de los roles
Los conceptos de expectativas y exigencias
El problema de la adopción de un rol
El problema de la aptitud para el desarrollo de roles
El problema de la congruencia rol-persona
Cuestiones derivadas de la pluralidad de roles
Los conflictos de los roles y su resolución
El aprendizaje de los roles
Roles e identidad social
Bibliografía recomendada
Caso para la discusión
El problema de la congruencia rol-persona

En este capítulo vamos a tomar la palabra "persona" de una manera poco rigurosa, para designar la experiencia de identidad que surge de la interacción del sujeto en las cosas, con su cuerpo, con otras personas. Esta experiencia es el fruto, por una parte, de la maduración y, por otra, de la continua experiencia del medio.

Se ha dicho que la actuación de una persona que ocupa un status está en gran parte determinada por las expectativas que recaen sobre ella. Pero tenemos que admitir que una misma persona se ve sometida a otras muchas influencias. Entre ellas estarán probablemente sus preferencias personales, las aptitudes que tiene o cree tener, sus rasgos o sus conflictos. Ello hace que esa persona, cuando ocupe un status determinado, pueda no conformarse del todo a lo que la normatividad de, las expectativas dictaría, o podría incluso no ajustarse en absoluto a lo que su rol le pediría.

Lo que sí es verdad en cualquier caso es que la persona llega a encontrar su manera particular de responder a las expectativas de un rol, conforme a los factores de personalidad que hemos mencionado anteriormente. Neweani ilustra esto cuando expone que las constancias que observamos en la conducta interpersonal deberán siempre ser observadas de dos maneras:

- Constancias que se deben a factores individuales, a que siempre es el mismo individuo actuando en diferentes roles, y por tanto los reelabora a su manera, unificándolos.

- Constancias que se deben a factores de rol, a que el rol es así, con estas expectativas concretas, y esto se detecta aunque sean individuos diferentes los que desempeñan el rol.

Estos dos tipos de constancias de conducta se reflejan en los rectángulos 1 y 2 del siguiente dibujo (dibujo 1):

El rectángulo 1 recoge mejor lo que es un rol, algo en alguna manera supraindividual. El rectángulo 2 refleja, por otro lado, el problema de rol?persona, es decir, ¿cómo se las arregla Gumersindo para ser siempre el mismo y a la vez ejercer diferentes roles?

Según otra representación de Newcom, se puede imaginar que un rol puede ser ejercido de infinitas maneras según su actor logre que su desempeño sea una transparente expresión de lo personal, o deje simplemente que su conducta sea una respuesta a las expectativas que lleguen del medio social.

En el gráfico anterior (dibujo 2), la zona que va más arriba de los (los extremos, que superan las líneas verticales discontinuas, son formas patológicas de vivir el rol. El extremo de la izquierda supondría una predominancia tal de lo personal, que tendría un serio peligro de caer en la impredictibilidad, en la desadaptación social, o en la personalidad psicopática. En el extremo de la derecha se encontraría la repetición no creativa, el sometimiento ritualista, el escrúpulo y posiblemente, desde un punto de vista psicopatológico, la neurosis obsesiva.

Entre estos dos extremos, sin embargo, hay una inmensa gama de comportamientos posibles, con mayor o menor predominio de lo personal o lo normativo. Todos correctos, con tal de que sean adecuados a la personalidad del ejerciente de un rol, a la situación de que se trate, y al grupo en el que se inserta la acción.

Con todo, la investigación se ha dirigido a comprobar la hipótesis de que es necesaria siempre una congruencia notable entre la personalidad y el rol para que el desempeño de éste sea mas efectivo y produzca menos conflictos. El experimento tipo ha consistido en seleccionar un grupo de sujetos según tengan una determinada característica, y hacerles actuar exactamente como si poseyeran la característica contraria. Es decir, exigirles el desempeño de un rol incongruente con su personalidad. Podemos decir que la experimentación ha tenido preferencia por la explicación del tema de la congruencia en sujetos autoritarios obligados a ser sumisos o colaboradores. De manera constante se obtuvieron resultados de acuerdo con el sentido común (que no es el más común de los sentidos): los sujetos con desempeños congruentes manifestaban más grado de satisfacción consigo mismos, más sensación de placer con sus tareas y mayor grado de implicación con el rol adoptado.

 

Tips

The island was a British colony for more than a century, and is now a member of the Commonwealth, but it has retained its French Creole character.