No. 4 Caso para la discusión

   
 
Introducción
Las dimensiones de los roles
Los conceptos de expectativas y exigencias
El problema de la adopción de un rol
El problema de la aptitud para el desarrollo de roles
El problema de la congruencia rol-persona
Cuestiones derivadas de la pluralidad de roles
Los conflictos de los roles y su resolución
El aprendizaje de los roles
Roles e identidad social
Bibliografía recomendada
Caso para la discusión
Caso para la discusión

Gerardo Garrido subadministrador de la Tienda Rayón, se dirige a la cafetería de los empleados cuando repentinamente se detiene para escuchar una conversación que se desarrolla en el interior de la misma. Por las voces y la tónica de la plática, deduce que las dos mujeres que hablan son Abigail Santos, una antigua empleada de la tienda, que
trabaja como dependiente en la sección de ropa para damas, y Trinidad Pérez, joven estudiante universitaria contratada recientemente para trabajar como cajera de medio tiempo.

Las mujeres no saben que hay un supervisor que escucha a distancia su conversación. La señora Santos dice:

Querida, eres nueva en esta tienda. Así que déjame decirte algunas cosas que te resultarán útiles. Durante los pocos días que has estado aquí, he observado cómo trabajas y creo que estás trabajando demasiado. Pareces una hormiga ansiosa. Creo que no deberías trabajar tanto y tomar la vida con calma. Ellos (los jefes) nunca notarán la diferencia.

Déjame decirte lo que quiero que sepas. Ayer en la tarde, cuando no teníamos mucho trabajo, me di cuenta de que empezaste a buscar trabajos extra que te mantuvieran ocupada. Arreglaste los cajones de tu mostrador y después fuiste al departamento de calzado y ayudaste a preparar algunas facturas mientras esperabas para hacer corte de caja. ¡No deberías hacer cosas como ésas! Si el señor Pérez (el administrador y el señor Garrido te vieran hacer cosas así, empezarían a esperar que hicieras trabajos extra todo el tiempo. Mientras más trabajes aquí, más te protegerás de los trabajos extra. Ya tienes suficiente con encargarte de tu propio trabajo. Además, sin pagarle más, la administración obtiene demasiado de ti, aparte de tu trabajo de caja,

Lo que debes aprender es cómo parecer ocupada, incluso cuando no lo estés Llama a alguien por teléfono o esconde un buen libro en algún lado, o haz algo más para que parezcas ocupada cuando tienes tiempo libre, La vida es demasiado corta para que la desperdicies Ccomo esclava de la Tienda Rayón.

El señor Garrido pudo escuchar la respuesta de la señorita Pérez:

Bueno, no había pensado en eso, Abigail. Entiendo lo que quieres decir. De ahora en adelante, trataré de ser más cuidadosa. Probablemente he tomado mi trabajo demasiado en serio.

El señor Garrido titubea fuera de la puerta de la cafetería, pensando en lo que podría hacer.

 

Tips

The island was a British colony for more than a century, and is now a member of the Commonwealth, but it has retained its French Creole character.