Samaná: una joya en el Caribe

  • Sharebar
    Imagen: 

    Samaná tiene el encanto que le confiere una bien conservada naturaleza y la naturalidad y hospitalidad de sus pobladores, de ahí la gran afluencia de visitantes a este destino turístico de República Dominicana. Es una de las 32 provincias de República Dominicana y se encuentra en el noreste del país, ocupando completamente la Península de Samaná.

    Su capital es la ciudad de Santa Bárbara de Samaná, usualmente llamada solo Samaná. Hay en la provincia un aeropuerto propio, y aunque las inversiones en el crecimiento de su planta hotelera ha sido significativo siempre ha respetado el entorno natural, con una adecuada integración en el paisaje. De esa forma, Samaná mantiene sus características esenciales. Tiene entre sus atractivos al Parque Nacional de los Haitises, con una superficie aproximada de 600 kilómetros cuadrados, paraíso para las colonias de aves y en los que la naturaleza hace gala de una espléndida biodiversidad.

    Famosa entre los vacacionistas es El Salto del Limón, la cascada que se encuentra en el interior de la sierra de Samaná y cuya agua se precipita desde unos 50 metros de altura hacia lo que forma una piscina natural donde es posible disfrutar de un baño. En Playa Rincón, en Samaná, se encuentra uno de los arenales más famosos del Caribe:. Son varios kilómetros de arena fina y clara para pasear junto a las palmeras y cocoteros o relajarse frente al océano. También resultan de interés Las Terrenas, un antiguo pueblecito de pescadores donde se puede conocer el modo de vida de sus pobladores y hacer compras de artesanía y saborear el pescado con salsa de coco, que es la elaboración típica en esta región de Samaná.

    La capital de la provincia, Santa Barbará de Samaná, es una ciudad tranquila con la pintoresca bahía de Samaná y cuenta con un Museo de Ballenas, ya que este lugar es como especie de un santuario natural de ese cetáceo.