Otorgan a Cuba sede del Campeonato Mundial de Coctelería 2022

Cuba fue designada como sede del Campeonato Mundial de Coctelería 2022 por la Asamblea General Anual de la Asociación Internacional de Bartenders (IBA por sus siglas en inglés) en sesión celebrada de manera virtual, con lo cual se convierte en el primer país de América en ser anfitrión del importante evento.

En la votación con 24 países a favor, la isla superó a Italia y Rusia y ganó la nominación para celebrar en Varadero la más importante cita de esa organización internacional.

Para el otorgamiento de la sede se valoró el nivel profesional de los cantineros cubanos, la capacidad organizativa del país, su seguridad y hospitalidad.

Acerca del desarrollo en la Isla de la importante cita de la coctelería, el presidente de la Asociación de Cantineros de Cuba, José Rafa Malem destacó el apoyo del Ministerio de Turismo y otros organismos y colaboradores para asegurar el óptimo desarrollo de la competencia.

Cuba se cuenta entre los países pioneros en el desarrollo del arte de la coctelería, el 24 de junio dicha asociación gremial cumplirá 97 años, por lo cual se le considera la más antigua de su tipo en el mundo. En la actualidad la Asociación Nacional cuenta con más de 3 mil miembros.

Durante el Campeonato Panamericano de Cantineros, que tuvo lugar en 2018 en el hotel Habana Libre Tryp José Dioni, presidente de la Asociación Internacional de Bartenders, reconoció el trabajo realizado por la organización cubana y las posibilidades de que se organizara en Cuba el Campeonato Mundial de Coctelería de 2022.

La Asociación de Cantineros de Cuba participa en concursos internacionales y organiza los premios de esta especialidad en Cuba, estrechamente relacionados con el ron Havana Club, el más emblemático de los espirituosos locales. Cuba es miembro oficial de la IBA desde el 2003.

Imagen: 

Tips

Hasta hace poco la bandera nacional de Turcas y Caicos incluía un iglú porque un fabricante de banderas confundió el símbolo nacional de las islas, que es una montaña de sal, con una casa esquimal, a la que incluso añadió una puerta.