Honduras

Geografía General

Honduras es el segundo país de Centroamérica por su superficie, comparte sus fronteras en el sureste con Nicaragua, en el oeste con Guatemala, y en el suroeste con El Salvador. La costa norte del país está bañada por el mar Caribe y al sur con el Golfo de Fonseca en el Océano Pacífico. La cordillera Centroamericana, que atraviesa el país de NO a SE, lo divide en dos grandes regiones, la oriental y la occidental, con alturas que sobrepasan los 2,000 metros. Este es cruzado por ríos que desembocan tanto en el Caribe como en el Pacífico. Las tierras bajas en la parte sur forman una llanura a lo largo de la costa del Pacífico. En el Golfo de Fonseca, en el suroeste, hay muchas islas con volcanes. Los grandes valles fértiles de las tierras bajas situadas junto al mar Caribe se dedican mayormente al cultivo de plátanos. También hay grandes extensiones de tierra hondureña que no son aptas para la agricultura. La mayor parte de la población se concentra en la mitad occidental del país. También está bastante poblada la zona alrededor de Puerto Cortés, que se extiende desde el lago Yojoa hacia el norte hasta llegar al mar Caribe. Posee las Islas de la Bahía, frente al litoral caribeño de importancia turística, las del Cisne y los Cayos Cochinos en el Golfo de Fonseca; la Isla del Tigre, donde está situado el puerto de Amapala, la de Zacate Grande y otras. Honduras se encuentra en las bajas latitudes, entre los 12° y 19° de latitud N. Debido a esta situación, los rayos solares caen casi verticalmente sobre su territorio, por lo cual recibe gran cantidad de radiación solar. El clima es cálido y húmedo en la costa (temperatura media 31 C), más templado en la zona montañosa. Pueden distinguirse dos estaciones: una lluviosa, de junio a octubre, y una seca de noviembre a mayo.


Extensión Territorial

112.492 kilómetros cuadrados.


División Territorial

El territorio nacional está dividido en 18 departamentos, que, a su vez, se subdividen en municipios autónomos. Los gobernadores de los 18 departamentos en que se reparte el territorio nacional son designados por el Presidente, y las funciones de las oficinas locales son tan solo económicas y administrativas. Los departamentos son: los de Atlántida (con capital en La Ceiba), Colón (Trujillo), Comayagua (Comayagua), Copán (Santa Rosa), Cortés (San Pedro Sula), Choluteca (Choluteca), El Paraíso (Yuscarán), Francisco Morazán (Tegucigalpa), Gracias a Dios (Puerto Lempira), Intibucá (La Esperanza), Islas de la Bahía (Roatán), La Paz (La Paz), Lempira (Gracias), Ocotepeque (Nueva Ocotepeque), Olancho (Juticalpa), Santa Bárbara (Santa Bárbara), Valle (Nacaome), Yoro (Yoro).


Fronteras

Limita al norte con el mar Caribe; al sur con el golfo de Fonseca, en el océano Pacífico; al suroeste y oeste con El Salvador; al oeste con Guatemala; al este con Nicaragua, y al noreste con el Caribe.


Costas

Las costas de Honduras están bañadas por el mar Caribe (costa norte) y por el golfo de Fonseca, en el océano Pacífico (costa sur). La costa del norte, en su parte occidental es de tipo mixto o compuesto, debido a los movimientos orogénicos de transgresiones (invasiones marinas) y regresiones, modificadas durante el cuaternario por la sedimentación fluvial y las corrientes marinas, las cuales influyen en la formación de las barras en la desembocadura de los ríos. En cambio, en la parte oriental, la costa norte presenta características de emersión, por ser una llanura más explayada y arenosa y con muchas lagunas. En líneas generales, la costa norte es más regular que la del golfo de Fonseca y más extensa tanto en anchura como en longitud. La costa del sur, es alta, es decir, más empinada hacia el golfo de Fonseca, y carece de lagunas, por lo que es más salubre que la del norte. Se trata de una costa típica de sumersión. Honduras cuenta con dos archipiélagos principales: uno en el mar Caribe y otro en el golfo de Fonseca. Las islas y cayos del primero son de origen orogénico y coralino, y las del segundo son de origen volcánico. Las Islas de la Bahía son de origen orogénico y están formadas por el archipiélago principal del mar antillano hondureño e integradas por las islas de Utila, Roatán, Santa Elena, Barbereta, Morat y Guanaja. Tienen un área total de 260 km². También forman parte de este archipiélago las islas del Cisne. En el Archipiélago del golfo de Fonseca la mayoría de sus islas son de origen volcánico y datan en su formación del terciario, cuando se verificó el movimiento tectónico que dio origen a la depresión de dicho golfo. Entre las islas destacan la de Zacate Grande, la isla del Tigre y la isla Merenguera.


Ríos

A causa de la naturaleza montañosa del territorio hondureño, su suelo está surcado por innumerables corrientes de agua. Las dos vertientes principales son las del mar Caribe y el océano Pacífico. Por lo general, la separación de aguas entre ambas vertientes está establecida por la Cordillera del Sur. 1. Vertiente del Caribe: Los ríos de esta vertiente son los más extensos y llevan mayor caudal de agua. En ella desembocan los siguientes: - Río Chamelecón: Tiene un recorrido de 200 km y es navegable unos 50 km desde su desembocadura. Su cuenca hidrográfica es de unos 400.000 km². Nace en la falda oriental de la sierra del Gallinero, pasa por el departamento de Santa Bárbara y por el de Cortés, y tiene varios afluentes, tales como el río Chinamito, río Chiquito, río Blanco, y el río Tapalapa. - Río Ulúa: Por su amplia cuenca tiene una importancia vital, ya que en ella descansa gran parte de la economía del territorio nacional. La cuenca del Ulúa tiene 21.964 km² y diez departamentos están surcados por sus aguas. Riega el Valle del Sula, que tiene una extensión de 100 km por 35 km de ancho. Entre sus principales afluentes figuran el río Jicatuyo, el río de Otoro, el río Humuya, el río Sulaco y el río Blanco. - Río Leán: Tiene sus afluentes en la sierra Nombre de Dios y en su desembocadura, junto al pequeño puerto de cabotaje de San Cristóbal, forma la barra Colorado. De sus 60 km de recorrido, es navegable por canoas en unos 25 km a partir de su desembocadura. Entre sus afluentes destacan el Texíguat, el Mezapa y Jilamo, el Alao y el Cangélica. - Río Aguán: Nace en la sierra de Sulaco y riega el amplio valle del Aguán. Tiene un recorrido de 225 km y es navegable hasta 80 km al interior. Desemboca a orillas de Santa Rosa de Aguán. Entre sus afluentes, se encuentran los ríos Jalegua, Macara, Yaguale, Mame y Locomapa. El valle del Aguán es uno de los más extensos del país. - Río Sico Tinto o Negro, con un curso de 215 km. - Río Patuca: Se forma por la confluencia de dos grandes ríos-afluentes: el Guayape, que riega el gran valle de Olancho, por la izquierda, y el Guayambre, que forma el valle Jamastrán, por la derecha. - Río Coco: Constituye la frontera natural de Honduras con Nicaragua y es el más largo de todos los ríos de Centroamérica (550 km), a excepción del Usumacinta. Nace en el departamento de Choluteca, donde recibe el nombre de río San Marcos o Comalí, y penetra en Nicaragua, donde recibe el nombre de río Tapacale. 2. La Vertiente del Pacífico: Los ríos que desembocan en el océano Pacífico son de menor longitud que la mayoría de los que pertenecen a la vertiente del Caribe. Ello se debe a que la división de aguas que está más próxima al océano Pacífico. Sus valles, a excepción del río Choluteca, son también muy estrechos. Los ríos más importantes de esta vertiente son: - Río Choluteca: forma el importante valle del mismo nombre. Éste constituye una fosa o depresión. Algunos afluentes son el río Zamorano, Texíguat, Orocuina, y Namale. - Río Goascorán: riega el estrecho valle de su mismo nombre y tiene un recorrido de 115 km. - Río Lempa y tributarios: Cruza El Salvador para desembocar en el océano Pacífico, aunque sus mayores tributarios proceden de Honduras. Todos estos afluentes del Lempa nacen en las montañas de la Cordillera del Sur, y entre ellos destacan el Torola, Guarajambala, Mocal y Sumpul.
El Lago Yojoa, ubicado entre los departamentos de Cortés, Comayagua y Santa Bárbara, es el único lago natural que posee Honduras. El nombre de Yojoa es de origen maya (significa ¨agua acumulada sobre la tierra¨). El lago se alimenta de las corrientes que proceden de la montaña de Santa Bárbara, se encuentra a una altitud de 650 m, su área se calcula en 330 km² y tiene una profundidad de más de 210 m. En el centro y sur del país existen algunas lagunas muy pequeñas, algunas de las cuales se secan durante la estación de verano. Entre ellas cabe mencionar la laguna de Caratasca, la laguna de Brus, la laguna de Guaymoreto y la laguna Ébano.


Flora

La flora de Honduras es muy variada, la Selva Lluviosa o Pluvioselva, también clasificado como Bosque Lluvioso Tropical, es uno de las más impresionantes como formación vegetal; los ecólogos la denominan ¨Formación Higrófila Megatérmica¨, por corresponder a regiones de gran humedad y constantes temperaturas altas. En los cuales hay una especie dominante única, como pinos o abetos, cubriendo grandes áreas. La zona típica en el país es la Mosquitia. Existe una gran abundancia de plantas trepadoras o enredaderas, como las lianas. Gran variedad de epifitas, siendo las más llamativas las orquídeas. Por su adaptación a la humedad ambiente, los árboles son enormes y no poseen raíces profundas sosteniéndose gracias a los grandes contrafuertes o espolones, mientras las hojas son muchas y de gran tamaño. Los troncos de los árboles son rectos y lisos y sus primeras ramas nacen a gran altura del suelo. La Pluvioselva de Honduras corresponde a la región norte por debajo de los 600 metros de elevación; no hay estación seca completamente definida y abarca un 29% del total de la superficie del país. Entre las especies vegetales más típicas de esta región biogeográfica se encuentran: Cedro Real (Cedrela mexicana), Cedro Común (Cedrela odorata), Caoba (Swetonia mahogoni L.), Arbol de María (Calophyllum brasiliense), Cortés (Tabebuia guayacan), Espavel (Anacardium excelsum), Guayabón (Tarminalia amazonia), entre otros. Existen numerosas palmeras cerca de las costas, la fruta es tropical y las flores de todos los colores. Es muy común encontrar plantas textiles como el algodón o la payaca. También hay gran variedad de plantas medicinales como la achicoria, el apazote y el bálsamo de tolú. Se utilizan como árboles productores de goma y resina, el espino blanco y el palmacristi.


Fauna

La fauna es riquísima y variada siendo los más comunes los de vida arbórea y los que viven en las corrientes fluviales aguas lacustres. Los animales grandes no son muy numerosos pero hay cientos de especies de reptiles, anfibios y pájaros; lagartos y muchas variedades de peces en las corrientes. Monos, murciélagos y miríadas de pájaros abundan en los árboles. Puesto que no hay estación fría, miles de variedades de insectos pululan continuamente: avispas, hormigas, mosquitos, zancudos, jejenes y otros. Entre los mamíferos se encuentran: Danto (Tapirus baiirdi), Jabalí o Pecarí (Tayassu pecari), Jagüilla (Sus americanensis), Tigre o Jaguar (Felis onca), Puma (Felis concolor), Tigrillo (Felis pardalis), Gato Montés o Caucel (Felis Wiedii), Yaguarundi o puma pequeño (Felis yaguaroundi), Murciélago (Vampirus spectrum), Pizote solo (Nasua narica), Mapachín (Procyon lotor), Oso Hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), etc. La avifauna es variada y muy abundante entre los que se encuentran: colibríes o gorriones en más de 20 especies diferentes; la viudita (Trogon rufus), el pájaro carpintero (Phleoceastes guatemalensis), la lechuza (Pulsatrix perspicillata), el tecolote (Ciccaba virgata), el tucán o pico de navaja (Rhanfastus sulfuratus y Pteroglosus torcuatus), lora nuca amarilla (Amazona ochrocephala), perico verde de la costa (Aratinga finschi), rey zopilote o cóndor centroamericano (Sarcoramphus papa). Entre los reptiles están la barba amarilla (Botrox atrox), tamagás (Botrox nasuta), boa (Constrictor imperatur), cascabel (Crotalus durissus), tortuga verde (Chelonia mydas), caimán café (Caiman cocodrylus fuscus), Lagarto ( Cocodrylus acutus). Otros reptiles son las iguanas que se mimetizan con los tonos variados del bosque; las tortugas de agua dulce como la caguama (Caretta caretta) y entre los anfibios son abundantes los sapos y las ranas trepadoras de variadas especies.


© 2005 Grupo Excelencias. Todos los derechos reservados. Grupo Excelencias  Noticias de Turismo  Revistas de Excelencias  UNESCO